lunes, 4 de abril de 2011

La guerra de las marcas: Coca-Cola Vs. Pepsi también en las redes sociales



Hasta 1893, Coca-Cola no tenía rival. Campaba a sus anchas como la bebida más refrescante de Estados Unidos, pero un día apareció la que se convertiría en su eterna “espinita”, Pepsi.

La recién estrenada empresa no tuvo un camino fácil y pasó por dos quiebras consecutivas, pero un distribuidor de Coca-Cola decidió ponerse a las riendas de su rival más competente y plantar cara a la marca.

Dos errores garrafales cometió Coca-Cola en este período: el primero, no hacerse con el control de los productos de Pepsi cuando su dueño se vio forzado a intentar venderle la empresa a su antigua compañía (pudiendo eliminar de un plumazo su mayor competencia); y el segundo, el que se conoce como el mayor error de marketing de la historia, y que os cuento a continuación.

Tras el rechazo de Coca-Cola, Pepsi se puso manos a la obra para salvar su dignidad, y ya lo creo que lo hizo… Aumentó su producción y ventas a costa de reducir el precio de sus productos.


Unido a esto, se crearon unos spot publicitarios basados en un test ciego a ciertos consumidores de refresco de cola. A estas personas se les ofrecía elegir entre ambos productos sin saber en qué vaso se encontraba cada uno. Sorprendentemente muchos eligieron Pepsi como la bebida más rica (y encima más barata), por lo que creó una importante alerta de crisis en Coca-Cola que desencadenó en una estrategia de marketing nefasta: reemplazaron su producto original lanzando la New Coke, éste precisamente es el mayor error de marketing conocido hasta ahora, como os he comentado antes.

Pepsi aprovechó el error de su archienemigo para asegurar que este cambio venía dado por el sabor de Pepsi, y Coca-Cola, consciente de su error, retomó su sabor original y el nombre que quedaría hasta nuestros días: Classic Coke.

Aprovechar las debilidades de tu competencia es una clara estrategia empresarial que llevan a cabo todas las marcas, y estas dos grandes no podían ser menos.

Otras formas de promoción de marketing se basaron en las grandes guerras. Si Coca-Cola aprovechó la Segunda Guerra Mundial para posicionarse del lado de los soldados americanos, Pepsi lo hizo en la guerra de Vietnam. Y si Coca-Cola patrocinó a Paraguay, Pepsi hizo lo propio con España en el Mundial de Fútbol de 2002. Nuestro país se alzó con el triunfo y Pepsi no dudó en crear un anuncio en el que escribía Paraguay con la tipografía de Coca-Cola y España con la tipografía de Pepsi. El spot terminó siendo retirado por considerarse ilícito.

Y hablando de spot, numerosos han sido también los piques de ambas marcas. Uno de los más recordados es el de los dos camioneros que transportan los productos de estas marcas, en el que el camionero de Coca-Cola se niega a devolverle la lata de Pepsi una vez probada.


Y una versión más actual e igualmente divertida.


¿Y ahora que están haciendo las marcas? Pues continúan en su particular guerra, y mientras Coca-Cola apela una vez más a que su producto crea felicidad en sus consumidores con el spot de su 125º aniversario, Pepsi lanza un nuevo producto con extra de cafeína. Sorprendentemente Pepsi se adelanta a su competidora que no cuenta con ningún producto de estas características en el mercado, salvo su bebida energética Burn.




Me gustaría destacar una de las creatividades elegidas por Pepsi en su perfil en Facebook. En la imagen hay una alusión a la famosa limitación de velocidad en las carreteras españolas que ha llamado mucho la atención de sus seguidores.


Y como no puede ser de otra manera, ambas marcas continúan su lucha en las redes sociales, en las que la participación de sus usuarios es un factor clave. Por ejemplo, en YouTube podemos encontrar más de 270.000 vídeos que hacen alguna referencia a Coca-Cola y otros 200.000 de Pepsi. La viralidad que consiguen con sus campañas publicitarias son dignas de destacar.

Ambas se han aprovechado de las ventajas potenciales de estos nuevos canales de comunicación adaptándose perfectamente a los nuevos tiempos. Otro ejemplo de ello es la satisfacción mostrada por Carol Kruse, vicepresidenta de marketing interactivo global de Coca-Cola, con el resultado obtenido tras la primera gran campaña de la marca en Twitter, donde se superaron los 85 millones de impresiones de su publicidad en tan sólo 24 horas.

4 comentarios:

  1. No había visto la actualización del spot de los camioneros. Muy acertado el momento "YouTube", jaja.

    ResponderEliminar
  2. Al mas puro estilo Domino´s Pizza ;)

    ResponderEliminar
  3. Q grandes rivales! Qué nos seguiran ofreciendo en las próximas décadas?? Me gusta tu espacio san! Great work!

    ResponderEliminar